Isabel Díaz Ayuso, presidente regional, anunció en el primer Debate del Estado de la región, que el programa Primera Vivienda es una apuesta decidida en la mejora en esta legislatura del acceso de los jóvenes madrileños a la vivienda.

Para este compromiso, la Comunidad de Madrid va a destinar 12 millones de euros para avalar, al menos, 5.000 hipotecas de jóvenes madrileños de hasta 35 años que den el paso de comprar su primera vivienda, presenten solvencia económica, pero carezcan de los ahorros previos suficientes para acceder a un crédito hipotecario.

-Madrid avalará la hipoteca de 5.000 jóvenes en la compra de su primera vivienda-.

Con esta iniciativa, el gobierno regional intenta poner solución a uno de los principales problemas sociales que se está recrudeciendo con la crisis. Con una destacada escalada de los precios durante los últimos años el esfuerzo para hacer frente al pago del alquiler en la región se sitúa muy por encima del 30%, línea roja que fijan los expertos, mientras que en el mercado de la compraventa la imposibilidad de ahorrar el dinero de la entrada se ha convertido en el principal escollo para poder acceder a la financiación bancaria.

El objetivo de este plan es que los jóvenes únicamente aporten un 5% de la operación total, mientras que la Comunidad de Madrid avalará un 15% de la transacción, de forma que el banco pueda financiar hasta un 95% de la vivienda.

Esta fórmula ya se ha puesto en marcha con éxito en otros países de Europa como en Reino Unido, lo que ha supuesto un importante impulso para la actividad inmobiliaria. De hecho, desde el sector promotor están trabajando de forma conjunta a los principales bancos de este país para impulsar un plan que implique la participación del ICO a nivel nacional.

La tipología de viviendas sobre las que trabaja el Gobierno regional en el marco de este programa Primera Vivienda son pisos de dos o tres habitaciones en las áreas periféricas metropolitanas, con superficies de entre 80 y 90 metros cuadrados y un valor del inmueble de nueva construcción o de segunda mano en el mercado de entre 150.000 y 400.000 euros.