Un usufructo es un derecho adquirido sobre una vivienda, en el que una persona tiene derecho a su uso y disfrute pero no tiene su propiedad. En este sentido, si una persona tiene el usufructo de una vivienda puede vivir en ella, alquilarla y recibir las rentas pero no puede venderla en las mismas condiciones que una vivienda habitual. Entonces, ¿es posible vender una casa con usufructo? En este artículo te lo explicamos con detalle.

Generalmente un usufructo se consigue por herencia. Por ejemplo, el viudo o viuda de un fallecido recibe el derecho de usufructo pero los hijos tienen la propiedad.

Sin embargo, también se puede otorgar mediante testamento o voluntad. Por ejemplo, una persona puede vender una vivienda pero guardar el usufructo para su padre o madre.

Por otro lado, cabe destacar que el usufructo puede ser temporal o vitalicio. El temporal tiene fecha de caducidad establecida por un testamento o un juez. Por el contrario, el vitalicio se extingue cuando el usufructuario fallece.

¿Se puede vender una casa con usufructo?

La respuesta es sí, pero es necesario distinguir 4 casos diferentes:

Cuando se vende el pleno dominio de la vivienda de mutuo acuerdo

Se trata de la forma más habitual de vender una vivienda con usufructo. En este caso, ambas partes, usufructuario y propietario, deciden vender la casa a un tercero de mutuo acuerdo. Así el comprador obtendrá el pleno dominio de la casa y el valor de la vivienda se reparte de mutuo acuerdo entre usufructuario y propietario, según los derechos y obligaciones de cada uno.

En cualquier caso esta situación solo se dará si usufructuario y propietario están de acuerdo y formalizan la venta de forma conjunta, en ningún caso cualquiera de las dos partes puede realizar la venta de forma unilateral.

Cuando se vende la propiedad pero se mantiene el usufructo

Este caso se suele dar entre hijos o herederos que deciden vender su propiedad pero mantener el usufructo de su padre o madre viudo para que puedan seguir viviendo en el inmueble de forma vitalicia.

También es habitual en algunas ocasiones que personas de la tercera edad, sin herederos, vendan la propiedad de su vivienda pero mantengan el usufructo para poder recibir una compensación económica pero poder seguir disfrutando de su casa mientras vivan. Los compradores en este caso suelen ser inversores.

Cuando se vende el usufructo al propietario

Esta posibilidad también es habitual. El usufructuario ya no quiere mantener su derecho sobre la vivienda y decide vendérselo al propietario, quién pasa a tener el pleno dominio de la propiedad y ya puede vender,a habitarla, alquilarla o lo que desee.

Cuando se vende el usufructo a un tercero

También existe la posibilidad de que el usufructuario venda el usufructo a una persona que no sea el propietario, aunque es menos habitual que los casos anteriores ya que la persona que lo compra sólo podrá disfrutarlo durante el tiempo que se supone que debió haberlo tenido el usufructuario original, es decir, si es vitalicio cuando el usufructuario original fallezca, el nuevo comprador dejará también de tener este derecho.

Si tienes más dudas sobre la venta de tu vivienda sea cual sea tu caso, contacta con nosotros y te asesoramos en todo el proceso.

¿Quieres vender o alquilar una casa?

Comunícate con nosotros al 689 92 20 08 o, si prefieres, regístrate para contactarte.