Vender casa con inquilino es más habitual de lo que pueda parecer, ya que son cada vez más los propietarios que alquilan su vivienda antes de decidirse a venderla. Por ello es importante que tanto propietario como inquilino conozcan sus derechos para evitar que el proceso se complique demasiado. En este artículo vamos a darte todas las claves.

vender casa con inquilino

La venta de una vivienda alquilada no es un trámite sencillo. En el caso del inquilino surgen dudas como: ¿cuáles son mis derechos si mi casero quiere vender la casa en la que vivo?, ¿qué plazo tengo para abandonar mi vivienda?, ¿tengo ventajas si quiero comprarla yo? .

En primer lugar, si un propietario está pensando en vender una casa con inquilino, tiene que respetar los términos estipulados en el contrato de alquiler, al menos hasta que expire el plazo mínimo legal del mismo, que suele ser cinco años si el arrendador es una persona física y siete años si es una persona jurídica.

Si el contrato tiene una duración superior al mínimo legal, el propietario estará obligado a respetar el plazo íntegro.

El único caso en el que no será necesario cumplir el plazo máximo es si el propietario al comprarla desconociera que el piso estaba alquilado, es decir, el propietario original vende la casa sin informar al comprador de que estaba alquilada y este quiere posteriormente venderla.

En este supuesto poco común, el nuevo propietario solo tendrá que respetar la estancia del inquilino durante el tiempo que reste del transcurso del plazo mínimo legal. Además, el vendedor original deberá indemnizar al inquilino con un importe que equivalga a una mensualidad de la renta del alquiler por cada año del contrato que falte por cumplir y exceda del mínimo legal.

Si la venta se realiza previo pacto con el inquilino, la venta extinguirá el arrendamiento y el comprador únicamente deberá respetar el alquiler durante el tiempo que reste.

Tanteo y retracto: derechos del inquilino

El derecho de tanteo o retracto contempla que el arrendatario puede tener un derecho de adquisición preferente, siempre y cuando no renunciara a él en el contrato de alquiler.

Este derecho permite que el inquilino pueda adquirir la vivienda en primer lugar frente a otro posible comprador. En este sentido, ante la ley, el propietario está obligado a avisar al inquilino de su intención de vender la casa. En este aviso debe constar el precio de la vivienda y las condiciones de la transacción, para que el inquilino pueda ejercer su derecho de tanteo durante un plazo de 30 días desde que se produce el anuncio.

¿Necesitas más información sobre cómo vender una casa con inquilino? Contacta con nosotros y te asesoramos en todo el proceso.

¿Quieres vender o alquilar una casa?

Comunícate con nosotros al 689 92 20 08 o, si prefieres, regístrate para contactarte.