A la hora de tomar la decisión de hacer una inversión inmobiliaria, uno de los requisitos para comprar un piso es tener algunos ahorros para los gastos iniciales y poder hacer frente a la operación de manera segura. Por ello, en este post vamos a analizar los ahorros necesarios para poder comprar un piso.

Requisitos para comprar un piso

Requisitos para comprar un piso

Comprar una casa es una de las mayores inversiones que realizar una persona a lo largo de su vida, pero antes de tomar la decisión es importante analizar si estás preparado desde el punto de vista económico, teniendo en cuenta cuánto se debería pagar por la vivienda, el corte de la hipoteca y otros gastos adicionales de la compra.

¿Cuál debe ser mi nivel de ahorro para poder comprar una casa?

El nivel de ahorro que necesitas para comprar una casa dependerá de la forma en la que vayas a pagar tu futura casa:

Pago de la vivienda al contado

Si tu nivel de ahorros es elevado, puedes pagar tu casa al contado. En este caso deberás disponer del valor de la vivienda más un 10-15% adicional para gastos de notaría, impuestos y Registro de la Propiedad, entre otros.

Pedir una hipoteca

La gran mayoría de compradores tienen que recurrir a esta opción. Como ya sabes, el banco ofrece financiación para comprar la vivienda, pero esta solo puede ascender al 80% del valor de tasación de la vivienda, por lo que para poder acceder a la vivienda deberás tener ahorrado al menos un 20% del precio del inmueble, además de los gastos de compraventa.

La cantidad ideal de ahorro para poder comprar una vivienda a través de una hipoteca es el 35% del valor total del inmueble, ya que este es el porcentaje que habrá que pagar con antelación para poder contratar el préstamo con el banco.

A qué cantidad ascienden los gastos para comprar una vivienda

Ya conocemos los impuestos derivados de la venta de una vivienda pero, ¿y si tú eres el comprador?

El impuesto de Valor Añadido (IVA), es el primer gasto que se debe tener en cuenta. En 2021, este impuesto asciende al 10% en toda España, excepto en Canarias, donde es de un 6,5%.

En el caso de que la vivienda sea de promoción pública, el impuesto baja al 4%, aunque puede variar según la comunidad autónoma.

La firma de la escritura supone un gasto de notaría que ningún comprador puede eludir, así como los costes derivados de pedir una hipoteca como son la tasación del inmueble o las posibles comisiones de apertura.

El Impuesto sobre transmisiones patrimoniales (ITP) es otro de los impuestos necesarios a la hora de comprar una casa. La cantidad de este impuesto depende del porcentaje que se aplica sobre el precio de compra que aparece en las escrituras y de la comunidad autónoma donde está la vivienda, aunque suele oscilar entre un 6% y un 10%.

Por otro lado el Impuesto sobre Bienes Inmuebles (IBI), del año en curso debe tener también en cuenta ya que se repercute en el comprador la parte proporcional por el tiempo en el que será dueño de la vivienda dentro del año natural.

Por último, recae sobre el comprador el coste registral por la inscripción de la compraventa.

Si estás buscando tu futuro hogar y tienes dudas sobre los gastos que tendrás que asumir, contacta con WeGet, nosotros te asesoraremos en todo el proceso y te ayudaremos a encontrar la financiación que necesitas.

¿Quieres vender o alquilar una casa?

Comunícate con nosotros al 689 92 20 08 o, si prefieres, regístrate para contactarte.