En realidad, la hipoteca que te puedes permitir la decide el banco, ya que es él quién considera si te la concede o no en base a tus posibilidades de devolverla. La cantidad máxima de hipoteca que te concede el banco depende de un análisis de riesgo que calcula el banco para determinar tu solvencia económica, teniendo en cuenta tu situación laboral y personal, así como tu patrimonio. Sin embargo, es conveniente que antes de acudir al banco dejes que preguntarte “Qué hipoteca me puedo permitir” y hagas tu propio análisis para comprobar qué cantidad, plazo y cuotas te puedes permitir.

qué hipoteca me puedo permitir

Para calcular la hipoteca que te puedes permitir debes tener principalmente dos aspectos en cuenta, tus ingresos y tu capital ahorrado. Los ingresos te permiten saber qué cuota puedes pagar cada mes y el capital ahorrado es necesario para asumir la entrada de la vivienda y los gastos, ya que generalmente los bancos no financian más del 80% del valor de la vivienda.

A la hora de calcular qué cuota mensual de hipoteca puedes permitirte pagar, el Banco de España sugiere, de forma orientativa, que dicha cuota no supere el 35% del salario o ingresos mensuales. Siguiendo esta recomendación, por ejemplo si tu sueldo es de 1500 euros, la cuota de tu hipoteca no deberá superar los 500€. El cálculo es muy sencillo, solo debes multiplicar tus ingresos mensuales por 0,35 y obtendrás el valor de la cuota máxima de hipoteca que puedes pagar.

En este sentido, también es interesante que analices tu capacidad de ahorros mensual ya que puedes utilizar esta partida y reajustar el presupuesto familiar para aumentar un poco esa cuota mensual.

Una vez hayas calculado la cuota que puedes asumir cada mes con comodidad, un simulador de hipotecas puede ser de gran ayuda para calcular el importe máximo que puedes solicitar al banco en el plazo de amortización que tú elijas.

¿Qué papel juegan mis ahorros?

Ya hemos comentado que los ahorros de los que dispones es otro factor esencial a la hora de calcular tu hipoteca ya que necesitas al menos el 20% del valor del inmueble más un 10% para los gastos para la entrada de tu vivienda. Sin embargo, si tus ahorros son mayores a esta cantidad puedes reducir el valor de tu hipoteca todavía más.

Es decir, por ejemplo, si dispones de 60.000 euros ahorrados, puedes pedir una hipoteca de 160.000 euros. ¿Cómo calculamos esto? Se trata de una fórmula muy sencilla que se basa en multiplicar tus ahorros por 8 y dividirlos entre 3. Así obtendrás el valor máximo de hipoteca que puedes pedir.

Con una fórmula similar también puedes calcular el precio máximo de la vivienda que puedes comprar en función de tu capital ahorrado. En este caso tendrás que multiplicar tus ahorros por 10 y dividir entre 3. Así, si tienes ahorrados 60.000 euros, podrás comprar una vivienda de hasta 200.000 euros.

Y, ¿en cuántos plazos pongo mi hipoteca?

La última cuestión a tener en cuenta a la hora de calcular tu hipoteca es el plazo de amortización que te puedes permitir. Por supuesto, cuanto mayor sea el plazo menor será la cuota pero mayores los intereses totales, por lo que es importante hacer este cálculo de forma consciente.

La mayoría de bancos ofrecen hipotecas de hasta 30 años y en algunos casos 40, por lo que es importante que valores también si tu situación cambiará de cara al futuro, tanto a nivel laboral como personal para establecer la cuota más adecuada.

Lo mejor es acudir a profesionales para que te ayuden a gestionar todo el proceso de compraventa y te asesoren en todos los aspectos que necesites, incluida la gestión de la hipoteca. En WeGet, contamos con el servicio WeGet Finance con el cual conseguimos hasta el 100% de tu hipoteca en las mejores condiciones. Contacta con nosotros.

¿Quieres vender o alquilar una casa?

Comunícate con nosotros al 689 92 20 08 o, si prefieres, regístrate para contactarte.

    Deja un comentario

    Este sitio esta protegido por reCAPTCHA y laPolítica de privacidady losTérminos del servicio de Googlese aplican.