La posibilidad de crear una sociedad para invertir en inmuebles suele pasar por la mente de todos aquellos que quieren convertirse en inversores inmobiliarios, sobre todo cuando quieren invertir en una vivienda para alquilarla. La respuesta a si es mejor invertir en una vivienda como sociedad o como persona física no es sencilla y para responder hay que conocer muchos detalles sobre la compra, pero sobre todo sobre las obligaciones posteriores.

ebook gastos en la compraventa

Descarga la guía gratis de gastos en la compraventa de una vivienda

    Evidentemente, no estamos hablando del mismo caso si nos planteamos invertir en una vivienda para usarla y vivir en ella que cuando queremos comprar una casa como inversión. En el primer caso, la mejor opción siempre será comprar la casa como persona particular, ya que si lo hacemos como sociedad la normativa nos pedirá que como sociedad paguemos un alquiler por el uso que queremos dar a la vivienda, lo que incrementará los costes. 

    Sin embargo, si quieres comprar una casa como inversión, debes valorar ambas posibilidades y las responsabilidades que como sociedad debemos asumir con Hacienda.

    Crear una sociedad para invertir en inmuebles

    Ventajas de comprar una vivienda a través de una sociedad

    Crear una sociedad para invertir en inmuebles puede ser una buena decisión en las operaciones de más riesgo ya que las sociedades limitan la responsabilidad a la aportación de los socios, protegiendo su patrimonio individual. 

    En cuanto al régimen fiscal, las sociedades suelen tener regímenes especiales del impuesto de sociedades destacando el de modificaciones estructurales y el de las entidades dedicadas al arrendamiento de viviendas, siempre y cuando desarrollen una actividad económica. 

    Asimismo, las empresas familiares también pueden beneficiarse de estas ventajas fiscales siendo solo necesario que cumpla los requisitos un miembro de la familia. En este caso, los beneficios fiscales pueden alcanzar una bonificación del 95% en el impuesto sobre sucesiones y la exención en el  Impuesto sobre Patrimonio. 

    Por otro lado, la Ley establece que una vivienda está siendo alquilada para realizar una actividad económica solo si existe una persona empleada con contrato laboral y jornada completa. Así, este requisito será imprescindible para beneficiarse de las ventajas de comprar una vivienda a través de una sociedad, por lo que es crucial valorar si compensa dicha contratación. 

    Por último, es importante tener en cuenta los impuestos que debemos pagar por el arrendamiento de una vivienda como persona física y como sociedad para poder comparar y escoger la opción que más ventajas fiscales ofrece. 

    En este sentido, cuando una persona física alquila una vivienda debe tributar sus beneficios a través del IRPF, obteniendo una bonificación del 60% sobre su rendimiento. Esta bonificación no existe en el caso del impuesto sobre sociedades. No obstante, es fundamental tener en cuenta la posible exención en el Impuesto sobre el Patrimonio y la posible aplicación de régimen especial de arrendamiento de viviendas, son una tributación del 3,75% en el Impuesto sobre Sociedades.

    ¿Sigues teniendo dudas? Contacta con nosotros y te ayudaremos a escoger la opción para invertir en inmuebles que más te conviene según tu caso concreto. 

    ¿Quieres vender o alquiler tu casa?

    Comunícate con nosotros al teléfono 689 92 20 08 o, si prefieres, déjanos tus datos y te contactamos.

      Deja un comentario

      Este sitio esta protegido por reCAPTCHA y laPolítica de privacidady losTérminos del servicio de Googlese aplican.