En algunas ocasiones la propiedad de una casa pertenece a varias personas, por lo que se puede dar la situación de que solo una de ellas quiera vender su parte. Los casos más frecuentes son herencias de una vivienda, divorcios o donaciones. Es por ello que es frecuente que en estos casos uno de los propietarios de la vivienda se pregunte: ¿Cómo vender mi parte de la casa? En este artículo vamos a contarte todos los detalles, empezando por el concepto de proindiviso, para que conozcas tus derechos y obligaciones, si es tu caso.

Cómo vender mi parte de la casa

Para entender todo este proceso de venta es importante aclarar el término proindiviso. Es la expresión jurídica que define el hecho de que un bien o un derecho pertenezca a más de una persona. De esta manera, ninguno de los propietarios tiene el derecho de propiedad total. Por ello, cuando una de las partes quiere vender, lo que quiere es dejar de formar parte de ese proindiviso, pero por supuesto, no puede obligar al resto de propietarios a que lo haga también. Por ello, se puede dan diversas situaciones.

Así, el primer paso para vender solo una parte de la casa es tasar la vivienda y dividir las partes de forma proporcional por el número de propietarios. Así, una vez realizada la tasación, el propietario que lo desee puede ejercer su derecho a vender su parte y entregar la parte proporcional al resto. Sin embargo, esto solo puede darse en los casos en los que todos los propietarios están dispuestos a vender. Si no es así, la transacción se complica un poco.

¿Puedo vender mi parte del piso si las otras partes no quieren vender?

Cuando las partes no están de acuerdo en la venta, la cosa se complica pero existen dos opciones para que el propietario de la vivienda que desea vender pueda hacerlo.

La primera de estas opciones es crear un acto de conciliación. Es decir, se tendrá que intentar llegar a un acuerdo que acepten todas las partes.Este acto de conciliación evita en muchas ocasiones llegar a juicio y supone un importante ahorro económico. Una posible solución podría ser que las partes que no quieren vender compren la restante, así el vendedor renuncia al condominio pero el resto puede seguir siendo propietario de la vivienda.

Si el acto de conciliación es imposible o no se llega a un acuerdo satisfactorio no quedará más remedio que acudir a un proceso judicial. En este caso, lo más habitual es que el juez ponga el piso a subasta pública para liquidarla y así se reparte de forma equitativa entre los propietarios el valor de la casa.

En el caso de que la parte demandante que quiere vender su parte de la casa se arrepienta, tiene derecho de retracto, que deberá ejercer durante los 9 días posteriores desde la inscripción de la propiedad en el Registro de la propiedad.

Asimismo, si otra de las partes quiere adquirir la casa en su totalidad, el Código Civil le da preferencia a la hora de adquirirla, siendo el propietario con mayor proporción de la casa, el de mayor preferencia.

Si quieres vender tu parte de una vivienda o no sabes muy bien cómo gestionar la venta de una vivienda con proindiviso, contacta con nosotros y te ayudaremos en todo el proceso, desde la tasación hasta los trámites de venta.

¿Quieres vender o alquilar una casa?

Comunícate con nosotros al 689 92 20 08 o, si prefieres, regístrate para contactarte.