En el invierno a todos nos apetece pasar más tiempo en casa y disfrutar de esos ratos de película y manta, atrapados en el sofá. Pero, aunque la manta sea un complemento que siempre se agradece, lo mejor es no tener que utilizarla obligados porque la temperatura en nuestro hogar no es muy agradable. Consigue la mejor sensación de confort en tu hogar con estos 6 consejos para mantener tu casa más calientita sin gastar más de la cuenta.

1. Suelos más cálidos

Si los suelos de tu casa son de madera o derivados, perfecto, ya que es un material cálido y aislante. ¿Y si no lo son? Muy fácil: poner alfombras. Son una barrera perfecta para que el frío del suelo no pase de ahí. Además, materiales como la lana o el algodón absorben la humedad, de modo que la estancia se mantendrá más calentita.

2. Unas buenas cortinas

Las ventanas son uno de los puntos más débiles de cualquier casa si hablamos de aislamiento frente a las temperaturas. Por eso, una buena medida es “vestirlas” en invierno. Unas cortinas gruesas y de tejidos que protejan bien, como el terciopelo o el Jacquard, evitarán que el calor se fugue por las ventanas. Eso sí, cuando el sol entre por ellas, lo mejor es dejarlas abiertas para que caldee la estancia.

3. Revisar la calefacción

Es importante porque un sistema de calefacción que no esté en perfectas condiciones va a funcionar más forzado y, por tanto, consumirá más. Por ello, el primer consejo para ahorrar es comprobar que la caldera funciona bien, que tiene la presión adecuada y que ni el circuito de agua ni los radiadores tienen aire. También hay que comprobar que el termostato está en perfectas condiciones y, en el caso de aires acondicionados inverter, que las unidades exteriores y los filtros están limpios.

4. Persianas

Al igual que las cortinas, ayudan a proteger nuestra casa de las temperaturas exteriores. Si no vas a estar en casa o si ya ha caído el sol, bájalas. De esta manera la temperatura interior se mantendrá mucho mejor. Y, por cierto, si son persianas térmicas, mucho mejor.

5. Cierra habitaciones

Si tienes en casa alguna estancia que usas poco o, directamente en la que no entras en días, cierra la puerta y el radiador y olvídate de ella. Calentar una habitación vacía es gastar sin sentido y lo que ahorres lo puedes emplear en subir un poquito la temperatura del resto de la casa.

 

6. Poner el ventilador

Sí, no nos hemos confundido, si tienes ventiladores en casa, aprovéchalos también en invierno. Ponlos en la posición para que giren al contrario que en verano (muchos de ellos la tienen) y deja que funcionen. Sabes que el calor tiende a ascender, pero al girar las aspas de esa forma, lo que hacen es “empujar” el aire hacia abajo.

Extraído de Idealista.com. Si necesitas ayuda para sacar el máximo partido a la decoración de tu casa en invierno, contacta con nosotros. En WeGet contamos con una red de colaboradores listos para ayudarte ¡Nos encargamos de todo!

¿Quieres vender o alquiler tu casa?

Comunícate con nosotros al teléfono 689 92 20 08 o, si prefieres, déjanos tus datos y te contactamos.

    Deja un comentario

    Este sitio esta protegido por reCAPTCHA y laPolítica de privacidady losTérminos del servicio de Googlese aplican.