Los cambios producidos por la pandemia en el mercado inmobiliario han provocado que las diferencias entre las viviendas en venta más caras y baratas en las principales ciudades del sur de Europa se hayan reducido, según un estudio de idealista utilizando su base de datos de España, Italia y Portugal. El índice Gini, utilizado para medir la dispersión de los entornos económicos, es más bajo en la mayoría de los grandes mercados del sur de Europa. Conoce la variación del precio de las casas en tiempos de pandemia.

¿Qué es el índice Gini?

El índice de Gini es una medida que se utiliza para medir cualquier forma de distribución heterogénea, siendo habitualmente usado para medir las diferencias de ingresos. El índice Gini es un número entre 0 y 100, en donde 0 se corresponde con la perfecta homogeneidad y donde el valor 100 se corresponde con la perfecta heterogeneidad. Los incrementos o decrementos del índice no pueden relacionarse con subidas o bajadas de precio, sino en una mayor o menor homogeneidad del mercado compraventa de viviendas.

Aun así, es perceptible que el proceso de homogeneización provocado por la pandemia ha sido igual en los 3 países. Las capitales han tendido a mantenerse estables, ya que en Madrid y Roma el índice permanece igual que en el mes de enero de 2020, mientras que en Lisboa se ha reducido en 1,5 puntos. Por ciudades, Milán ha experimentado el mayor descenso (-2,3 puntos), seguido por Bilbao (-1,5 puntos) y Málaga (-1,2 puntos). Con variaciones inferiores a un punto del índice se encuentran ciudades como Oporto (-0,7 puntos), Barcelona (-0,6 puntos), Florencia (-0,4 puntos), o Nápoles (-0,3 puntos). En Turín el índice no se movió, mientras que Sevilla y Valencia son las únicas grandes ciudades del sur de Europa en la que la dispersión de los precios ha crecido en 2020: 0,7 y 0,3 puntos, respectivamente.

Madrid es el mercado con precios más dispersos del sur de Europa, ya que las diferencias entre las viviendas más caras y baratas alcanzan un índice Gini del 83,3. Le sigue Oporto (79,9), Valencia (78,4), Milán (77,8), Turín (77,8), Barcelona (77,4), Málaga (77,2), Florencia (76,9) y Nápoles (76). En el lado opuesto se encuentra la ciudad de Bilbao (72,4), el mercado más uniforme del sur de Europa. A continuación se sitúan Roma (73,6) y Lisboa (74,6).

Precio de las casas: Las capitales españolas más y menos homogéneas

Prácticamente la mitad de las capitales españolas (26 de 52) sufrieron un incremento en sus índices, lo que supone un aumento en la dispersión de precios de las viviendas en el mercado. En Lugo se registró el mayor incremento (4,7 puntos), seguido por Granada (4,6), Cádiz (3,7), Tarragona (3,1) y Segovia (2,6). Con subidas superiores al punto se sitúan Santa Cruz de Tenerife (2,3), Zaragoza (2,1) Pamplona (2), Ciudad Real (1,6), Toledo (1,5), Burgos (1,5), Castellón de la Plana (1,4), Jaén (1,2) y Badajoz (1,1).

Por el contrario, Huesca ha sido la ciudad en la que el mercado más se ha homogeneizado durante 2020, reduciendo su índice en 8,5 puntos. Le siguen Ceuta (-7,9), Cuenca (-6,8), Huelva (-5,6), Ávila (-3,4), Melilla (-3) y Valladolid (-3). Con reducciones superiores al punto se encuentra, además de Bilbao (-1,8) y Málaga (-1,2), también Pontevedra (-1,2).

Además de ser la gran ciudad de sur de Europa con mayor índice Gini, Madrid encabeza también el ranking de capitales españolas con 83,3 puntos. A continuación se sitúan Palma (83,1), Valencia (78,4), Murcia (78,4), Barcelona (77,4), Málaga 77,2) Santander (76,7) y Cádiz (74,8).

Por el contrario, Ávila es la capital con el parque inmobiliario más homogéneo, con un índice Gini que solo llega al 50,3. Por debajo de 60 puntos están también Cuenca (54,3), Soria (56,7), Huesca (56,9), Huelva (57,8) y Ciudad Real (57,9).

Deja un comentario

Este sitio esta protegido por reCAPTCHA y laPolítica de privacidady losTérminos del servicio de Googlese aplican.