La extinción o disolución de condominio está regulada en los artículos 400 y 406 del Código Civil y es una forma práctica de dividir una comunidad de bienes. La extinción de condominio significa que una parte cede su potestad sobre un bien a la otra, que pasará a ser el único titular. Esta situación es común en herencias, sobre todo si uno de los herederos no quiere vender la vivienda. Conoce si la extinción de condominio es la solución a las herencias de la mano de Adrián Olmedo, CEO de WeGet Inmobiliaria.

¿Qué es un condominio?

Un condominio es aquella situación que se da cuando la propiedad de un bien es compartida por más de un individuo o entidad: la potestad que tienen estos sobre una vivienda, por ejemplo. Cuando se desea romper con una situación de potestad compartida, lo más frecuente es proceder a la extinción del condominio. En muchas ocasiones, las herencias entre hermanos pueden acarrear más problemas de lo que nos gustaría.

Heredan una vivienda 3 hermanos cada uno con una intención diferente para hacer con su parte de la casa. Una vivienda físicamente no se puede dividir en 3 partes, por lo que no puede quedarse cada hermano con una de las habitaciones y repartirse salón, baño y cocina. Por ello, están obligados a llegar a un acuerdo. Existen varios acuerdos, la venta de la casa, el alquier y reparto del beneficio, pero hay una que sobresale de las demás: La extinción de condominio.

La extinción o disolución de condominio está regulada en los artículos 400 y 406 del Código Civil y es una forma práctica de dividir una comunidad de bienes.

“La extinción de condominio significa que una parte cede su potestad sobre un bien a la otra, que pasará a ser el único titular".

Adrián OlmedoCEO de WeGet Inmobiliaria

¿Cuándo aplicar la extinción de condominio?

Para poder ejercer esta vía, únicamente tiene que existir un condominio sobre un bien y una situación justificada para que se proceda a la disolución de este:

  • Divorcio o separación de una pareja o un matrimonio en carácter ganancial
  • Herencias compartidas

Con la cesión de propiedad se suele producir una contraprestación económica a favor del titular que cede su proporción de la casa, aunque no es obligatorio. Por esta razón, la extinción del condominio es una pariente lejana de la compraventa, solo que con una clara ventaja fiscal: pagas menos impuestos.

Los impuestos de la extinción de condominio

Como la extinción de condominio no se considera una transmisión patrimonial, tributa por el Impuesto de Actos Jurídicos Documentados (AJD). Esto significa que la carga fiscal oscila entre el 0,5% o el 1% del valor presente de la vivienda, según la autonomía en la que esté, siendo el 0,75% en el caso de Madrid. El que se queda con el bien es el que paga el AJD.

Otra buena noticia fiscal consecuencia de que la extinción no sea transmisión patrimonial es que la parte que cede la propiedad no tiene que declarar la Plusvalía Municipal que se abona en cada ayuntamiento. Esto implica que la tributación se aplaza hasta la siguiente transmisión.

"Como la extinción de condominio no se considera una transmisión patrimonial, el impuesto es el 0,75% por AJD en vez del 6% de ITP que existe en una compraventa en Madrid".

Adrián OlmedoCEO de WeGet Inmobiliaria

¿Cómo se hace la extinción de condominio?

Lo primero que hay que hacer para llevar a cabo una extinción o disolución de condominio es valorar el bien en cuestión. Para ello, lo mejor es contar con profesionales del sector que puedan hacer una valoración exacta y equitativa del bien, a este respecto las agencias inmobiliarias como WeGet Inmobiliaria son la mejor opción y en nuestro caso tenemos una dilatada experiencia en operaciones de este tipo.

Una vez valorada la vivienda y llegado a un acuerdo entre las partes copropietarias, es tan sencillo como acudir al notario para firmar una escritura.

En caso de divorcio, los cónyuges también pueden optar por hacerlo mediante el Convenio Regulador de mutuo acuerdo que acompaña a la demanda de divorcio. A través de esta operación se puede extinguir el condominio por voluntad mutua. Los actos realizados dentro del convenio, una vez aprobados judicialmente, se inscriben en el Registro de la Propiedad.

Más información

Deja un comentario

Este sitio esta protegido por reCAPTCHA y laPolítica de privacidady losTérminos del servicio de Googlese aplican.